24 de julio de 2024
Nacionales

DAVIVIENDA desobedece a CSJ, se niega pagar más de 49 millones a Antonio Salaverría

El empresario pide investigar a los abogados de DAVIVIENDA por dilatar pago de más de $49.3 millones

Banco Davivienda es un banco de origen colombiano que opera en El Salvador.      

El empresario José Antonio Salaverría, en compañía de sus abogados Nelson García y Luis Mario Pérez Bennett, presentó este miércoles un escrito en la Unidad de Investigación Profesional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), para que investiguen las actuaciones de los abogados de DAVIVIENDA, Mario y Humberto Sáenz, por dilatar el pago de $49.3 millones a su favor.

Según Salaverría, Mario y Humberto Sáenz  han dilatado de forma maliciosa y perversa el proceso de pago que DAVIVIENDA debe hacerle por daños y perjuicios debido a un procedimiento ilegal que afectó gravemente su patrimonio.

“Ellos (los abogados de DAVIVIENDA) usaron una serie de argucias legales que llevaron a dilatar el proceso aun sabiendo que eran ilegales, y por ese motivo la Oficina de Investigación Profesional los debe investigar y sancionar en el ejercicio de sus funciones”, pidió el demandante.

En la denuncia se anexó una copia del proceso para que los magistrados constaten todas las actuaciones desleales que llevaron a cabo los Sáenz y que afectaron la correcta administración de la justicia en El Salvador.

En ese sentido, dijo que desde que el banco fue condenado a pagar los más de $ 49.3 millones han pasado más de 600 días y no hace efectivo el desembolso, pese a que DAVIVIENDA ha reiterado por medio de campos pagados que cuenta con el respaldo legal para honrar la deuda y sin que ello afecte el patrimonio del banco.

Tal parece que el caso de DAVIVIENDA está por llegar a su final y honrar la deuda que mantiene con el cafetalero José Antonio Salaverría, a quien de forma arbitraria lo despojaron de beneficios de café y de otras propiedades por un supuesto incumplimiento de pago por parte del empresario a HSBC, ahora DAVIVIENDA.

El demandante dijo en su oportunidad que el banco inició un proceso ejecutivo en su contra y que con el cese de los préstamos que tenía, la entidad financiera inició con el embargo de propiedades, entre estas, beneficios de café.

“De manera ilegal el banco inició los embargos sin tener sustentos legales y sin tener mora. Ellos incumplieron todo lo que se ha venido ventilando en este proceso, como también, los convenios que se habían pactado con el banco en su debido momento; por ese motivo se presentaron tres demandas en el 2009 y que llegaron a su fin. El banco no ha tenido un sustento legal para decir que no puede pagar ese dinero y simplemente se han hecho los desentendidos para el no pago”, puntualizó Salaverría.

“Nos quebraron totalmente”

“Había suscrito un convenio con HSBC hoy Davivienda y luego me embargaron indebidamente. Ellos tenían un pagaré por 160 mil dólares y lo llenaron como quisieron a fin de provocar un incumplimiento. Nosotros tratamos de pagar al día siguiente todo el dinero que exigían, pero se opusieron a ello y nos quebraron totalmente”, afirmó el cafetalero.

“Nosotros dábamos empleos a unas cinco mil familias y al menos teníamos 1,260 productores de café, entre ellos había tres presidentes de bancos y seis directores porque confiaban en nosotros”, indicó el cafetalero que ahora pide justicia y que se le pague los más de 49.3 millones de dólares.

Por varios años el banco Davivienda trató de dilatar el caso y de utilizar todo tipo de argucias para evitar hacer ese desembolso.

“Estas maniobras de interponer recursos y nulidades fueron evidenciadas en las diferentes instancias judiciales y se las hicieron saber a los abogados, por lo que el caso lleva 13 años y el banco aun no hace efectivo el pago de más de 49.3 millones de dólares”, indicó Salaverría.

“Los abogados está obligados a actuar con lealtad y de buena fe en todos los procesos. Pero los abogados de DAVIVIENDA hicieron todo lo contrario y dilataron el proceso”, argumentó el cafetalero.