18 de mayo de 2024
Nacionales

Agresiones a la prensa e irrespeto al silencio electoral, destaca informe Misión de Observación OEA

Más allá del contenido específico de las reformas, la Misión subraya la importancia fundamental del respeto irrestricto a la separación de poderes, al sistema de pesos y contrapesos, y a la vigencia del Estado de Derecho. Las deficiencias de un proceso electoral no deben usarse como pretexto para socavar la institucionalidad, sino para respaldarla y fortalecerla.

La Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos (MOE/OEA) asignada a las Elecciones a Diputados a la Asamblea Legislativa, Parlamento Centroamericano (PARLACEN), y Alcaldes y sus Concejos Municipales, realizadas el 28 de febrero de 2021, fue liderada por la ex Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, según se dio a conocer.

Aclaran que desde el 20 de febrero, la Misión estuvo compuesta por 21 observadores y especialistas de 10 nacionalidades, quienes debido a los desafíos sanitarios a nivel mundial, funcionó en modalidad de trabajo presencial y virtual. Fueron 16 expertos y observadores en el país, y cinco a distancia.

Su trabajo,dijeron, consistió en observar la conducción general del proceso, realizó  análisis sobre aspectos técnicos de los comicios, entre ellos, organización, tecnología electoral, financiamiento político, participación política de las mujeres y justicia electoral.

Los expertos y observadores de la OEA se reunieron con dirigentes y representantes de las organizaciones políticas, autoridades electorales y gubernamentales, candidatos, cuerpo diplomático acreditado en el país, miembros de la academia, organizaciones de la sociedad civil, sector empresarial y observadores electorales nacionales, afirmaron.

En las pasadas elecciones, más de 5,3 millones de salvadoreños estaban habilitados para ejercer el sufragio; diez  partidos políticos y dos candidaturas no partidarias, particparon en la elección de 84 diputados para la Asamblea Legislativa, veinte diputados al Parlamento Centroamericano, y 262 alcaldes y Concejos Municipales.

Los observadores de la OEA, destacaron una alta participación ciudadana a pesar de las condiciones que impone la pandemia, superó la tasa registrada en procesos anteriores similares.

ETAPA PRE-ELECTORAL

Según los observadores de la OEA, la etapa previa a los comicios estuvo caracterizada por un ambiente de enfrentamiento y polarización, que excedió la rivalidad habitual de una contienda política.

La MOE/OEA, detallaron, constató ataques verbales entre diversas figuras partidarias e institucionales, y tuvo conocimiento de instancias en que la agresividad trascendió a violencia física.

El FMLN emitió un comunicado en el cual denunció y condenó el asesinato de sus militantes.

En particular, lamentaron y conderon, el fallecimiento de dos militantes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), ocurrido el pasado 31 de enero, durante una caravana proselitista en San Salvador

Informaron que la Misión, recibió noticia de agresiones contra miembros de la prensa, incluyendo la estigmatización y desacreditación de periodistas y medios de comunicación.

En este sentido, tomó nota de la preocupación expresada por la Relatoría para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES).

En su informe, la Misión de Observadores de la OEA, degallan que en paralelo a la conflictividad, observaron cuestionamientos y señalamientos dirigidos a la autoridad electoral, e centrados en la tecnología que por primera vez se utilizaba para facilitar el conteo y la transmisión de resultados, sin que el TSE hubiera aceptado una auditoría externa previa.

Afirman que la MOE/OEA recibió consternación por parte de algunos magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE), quienes mencionaron haber sido amenazados por el ejercicio de sus funciones.

Miembros de Órganos Electorales Temporales (OET) departamentales y municipales también denunciaron amenazas.

Añaden que la Misión considera de especial gravedad que se registraran instancias de cercos y detenciones de personal electoral, en el ámbito central y local.

Por otro lado, la Misión recibió reclamos de dirigentes que sostuvieron que algunos magistrados del TSE no se mostraron imparciales en sus declaraciones públicas.

La MOE/OEA destaca el esfuerzo realizado de todo el personal operativo del órgano electoral, desde quienes trabajaron a nivel central hasta quienes estuvieron en las mesas de votación, así como de los representantes de partidos y miembros de las fuerzas de seguridad, quienes hicieron posible una exitosa jornada electoral.

El riesgo de la coyuntura político-institucional fue una preocupación reiterada a la Misión por parte de diversos actores, ante la percepción de una erosión del debate democrático y la cultura de civilidad que debe dar sustento a un proceso electoral.

La Misión considera que es necesario que la sociedad salvadoreña logre establecer espacios para alcanzar acuerdos básicos, una vez concluido el proceso eleccionario.

Más allá del contenido específico de las reformas, la Misión subraya la importancia fundamental del respeto irrestricto a la separación de poderes, al sistema de pesos y contrapesos, y a la vigencia del Estado de Derecho. Las deficiencias de un proceso electoral no deben usarse como pretexto para socavar la institucionalidad, sino para respaldarla y fortalecerla.

Por otra parte, la Misión también recibió de múltiples interlocutores reclamos por la inequidad en la contienda, en particular la denuncia de un uso politizado de los recursos públicos y la propaganda gubernamental. Esta desigualdad se vio agravada por el impago del anticipo de la deuda política que por ley debían recibir los partidos.

En días previos a la jornada, y ya vigente el periodo de silencio electoral contemplado en la legislación, la Misión pudo comprobar múltiples instancias de publicidad electoral por parte de las principales fuerzas políticas. Asimismo, fue notoria la publicidad gubernamental promoviendo la gestión de gobierno en medios tradicionales, incluyendo el canal estatal.

En vísperas de la jornada electoral, representantes de Nuevas Ideas y Cambio Democrático hicieron público su reclamo ante el retraso en la entrega de credenciales para integrar las Juntas Receptoras de Votos (JRV).

La Secretaría del TSE emitió una comunicación en horas de la madrugada, instruyendo a las Juntas Electorales Departamentales (JED), Juntas Electorales Municipales (JEM) y Jefes de Centro a asegurar el cumplimiento del artículo 191 inciso c del Código Electoral y garantizar la integración de las JRV conforme a la matriz de posiciones publicada por el TSE, en caso de faltar la credencial correspondiente. Lo anterior, luego de que se registraran fuertes reclamos desde el más alto nivel político.

JORNADA ELECTORAL

El día de la jornada electoral, la Misión estuvo desplegada en los departamentos de San Salvador, La Libertad, Santa Ana, San Miguel y Sonsonate, visitando centros de votación y observando el proceso desde la instalación de las Juntas Receptoras de Votos hasta el conteo y transmisión de resultados.

Este despliegue permitió constatar retrasos generalizados en la instalación de las JRV. Una hora más tarde de lo previsto, alrededor de las 08:00 de la mañana, poco más de la mitad (56,8%) de los centros de votación habían abierto, según la Misión pudo constatar en el centro de mando de la Policía Nacional Civil (PNC). No fue sino hasta pasadas las 11:00 de la mañana que el TSE comunicó la apertura de los 1.595 centros de votación.

El inicio de la jornada electoral estuvo caracterizado por un clima de mucha tensión, tanto por la controversia en torno a la verificación de credenciales como por la denegatoria de ingreso al centro de votación a representantes de los partidos y a periodistas.

Por su parte, en horas de la tarde la Misión recibió información de la Fiscalía Electoral en el sentido que la mayoría de incidencias procesadas estaban relacionadas con la apertura tardía de los centros de votación.

En cuanto al proceso de votación en sí, se pudo corroborar que transcurrió de forma lenta. En varios de los centros observados, las personas esperaban hasta más de dos horas para ejercer su derecho al sufragio.